¿Qué es la quiebra?

En palabras simples, la quiebra significa la imposibilidad de pagar una o varias obligaciones. Es importante señalar que desde la entrada en vigencia de la ley 20.720, éste concepto cambió por el de liquidación o procedimiento de liquidación. Tomando en consideración lo anterior es importante distinguir tres conceptos clave:

1.-Insolvencia: El Art. 2 de la ley 20.416 respecto de las pequeñas y medianas empresas, señala que “se encuentran en estado de insolvencia si están en imposibilidad de pagar una o más de sus obligaciones“, de acuerdo lo anterior la Insolvencia sería lo más aproximado al concepto de quiebra o a la expresión “estar en quiebra“.

2.-Liquidación: Es el efecto de haberse iniciado un procedimiento judicial de liquidación, en virtud del cuál un juzgado civil o de letras declara la liquidación de una persona o empresa a consecuencia de su notoria insolvencia. Por lo tanto la liquidación recién inicia una vez dictada resolución judicial y no antes. Si se decreta judicialmente la liquidación  de una empresa o persona, éstos serán sujeto de los efectos del Artículo 130 de la ley 20.720, lo que signfica que:

A) Perderá la administración de sus bienes, ya que su administración pasará a manos de un liquidador concursal quien tiene la obligacion legal de venderlos para saldar las deudas que quedaron sin pagar.

B) Por disposición del Artículo 611 del Código de Comercio, se concluirán y bloquearán todas las cuentas bancarias de la empresa o persona declarada en liquidación.

C) La persona o empresa no puede adquirir bienes a su nombre ni vender inmuebles o vehículos mientras dure el procedimiento, y si se adquieren dicho acto puede ser declarado nulo.

Importante: En la práctica los procesos de liquidación duran entre 1 a 3 años.

Si te interesa saber más sobre los efectos adversos de la “quiebra personal” te invitamos a leer ésta publicación. 

3.-Reorganización: Es un procedimiento contemplado en la nueva ley de quiebras en virtud del que una empresa para evitar caer en liquidación o en quiebra, señala abiertamente a todos sus acreedores que no puede pagar todas sus deudas y en virtud de ello expone una llamada “propuesta de reorganización” la que si resulta aprobada, permite reducir la cantidad de deudas que debía pagar, eso sí bajo el compromiso de pagar la nueva deuda, quedando los acreedores obligados a aceptar ésta nueva modalidad de pago. (Ejemplo: la empresa no puede pagar $100 a sus acreedores, y hace una propuesta reorganización ofreciendo pagar $90 en dos partes; una cuota de $50 y la otra parte en cuatro cuotas mensuales de $10).

Importante: Si la empresa acogida a reorganización no cumple con su propuesta, o ésta propuesta se declara nula, o la empresa acogida no cumple con alguna de las formalidades dentro del procedimiento de reorganización, por disposición de lo dispuesto en los Artículos 68, 77, 81, 86 y 100 de la ley 20.720 la empresa corre el riesgo de ser declarada en liquidación.

Si fuiste trabajador, o eres acreedor de una empresa acogida a reorganización, te invitamos a leer éste articulo