¿Cómo se puede iniciar un proceso penal en Chile?

La regla general es que delitos graves como robos, homicidios o delitos sexuales, puedan iniciarse de las siguientes formas:

1) Denuncia ante carabineros o PDI

2) Por el mismo ministerio público cuando tenga conocimiento de un delito grave (ej: delitos contra menores)

3) Querella

Sin embargo también existen ciertos tipos de delitos que sólo pueden iniciarse a través de una querella como el de injurias y calumnias, o que para iniciarse a lo menos requieren que se haga la denuncia ante carabineros o PDI como el caso de las lesiones o la violación de morada.

 

Etapas de un procedimiento penal

1. Investigación: Inicia con la audiencia de formalización, a partir de aquí se fija por el juez, y a petición de la fiscalía o ministerio público, un periodo de investigación, el que puede durar entre 30 días a dos años dependiendo del caso. Fijándose además algunas medidas cautelares mientras dure la investigación, las que pueden consistir en arraigo nacional (prohibición de salir del país), firma mensual e incluso en algunos casos la llamada “prisión preventiva” mientras dure la investigación.

IMPORTANTE: A diferencia de la creencia popular, la prisión preventiva no significa que la persona haya sido condenada, sólo es una medida cautelar que se decreta en ciertos casos particulares, y que aunque sea decretada, siempre puede revocarse ya sea mediante un recurso de apelación, recurso de amparo, o revisarla luego de cierto tiempo (Art 144 Codigo Procesal Penal) e incluso sustituirla por otra de menos gravedad (Art 145 del Código Procesal Penal).

Luego de transcurrido el plazo de investigación fijado por el juez, el ministerio público tiene 3 alternativas:

1) Presentar acusación, siempre que cuente antecedentes suficientes

2) Comunicar Decisión de No Perseverar por falta de antecedentes que permitan fundar la acusación

3) Solicitar el sobreseimiento temporal o definitivo del causa

2. Juicio Oral: Si la fiscalia opta por la alternativa 1), es decir presenta acusación, o la misma se hace por el abogado querellante (acusación particular) la causa pasa a la siguiente etapa del proceso, en la que luego de algunas semanas, se prepara y posteriormente se realiza un juicio oral tras el cual al mérito de las pruebas aportadas por las partes y de los hechos alegados los jueces que componen el tribunal oral en lo penal, se decidirá si el acusado es culpable o inocente del o los delitos.

¿Por qué conviene tener abogado particular en una causa penal?

1.- El abogado particular, a diferencia del fiscal puede además perseguir acciones civiles (indemnizatorias o reparatorias) a consecuencia del delito cometido.

2.- Si el fiscal decide no perseverar en la causa, el abogado particular puede como querellante forzar la acusación o acusar particularmente, llevando adelante la causa hasta la etapa de juicio oral.

3.- Si el fiscal se demora en cerrar la investigación, el abogado querellante particular puede presionar legalmente el cierre de la investigación a través de tribunales.

4.- El sistema procesal penal tiene muchas herramientas para poder poner en libertad a un persona, sin embargo en la práctica la defensoría penal pública por distintas razones no recurre a todas ellas como podría hacerlo un abogado particular, también conocido para éstos casos como “defensor penal privado”.

5.- Al abogado particular siempre podrás hacer todas las consultas que estimes pertinentes, y en general tendrá mayor dedicación a tu causa.